Categorías
Blog

¿Conoces el estado de tu salud visual?

Durante la valoración de salud visual que realizamos en CLCE, hay una parte muy importante que debemos de tomar en cuenta. La integración de las imágenes generadas por cada ojo. Este proceso se lleva a cabo en el cerebro. 

Durante el tiempo que hemos dado consulta hay casos de personas jóvenes, y algunos adultos, que presentan síntomas como dolor de cabeza y cansancio al leer o realizar actividades cercanas, ahora con el trabajo frente a computadora por tiempo prolongado detectan estas molestias. 

Esto puede pasar por varias causas: necesitan una graduación baja, pero con el tiempo prolongado de trabajo sus ojos se cansan de compensar esa graduación y comienzan los síntomas. Un ojo ve mejor que el otro y nunca han utilizado la graduación correcta para cada su caso. Si utiliza lentes es probable que sea necesario un ajuste de graduación o si ya son mayores de 40 años será necesario utilizar lentes con graduación especial para ver de cerca (aunque no es una regla, siempre hay que valorar).

Las pruebas que realizamos aparte de conocer tu graduación son para saber la integración de las imágenes en el cerebro y qué tan compatibles trabajan los dos ojos. Si no funcionan a la par nos traerán problemas como cansancio, ojo rojo, comezón, imposible tener lecturas largas, problemas en la visión en tercera dimensión y calcular distancias. En los niños los podemos identificar como miedo a realizar actividades físicas como correr, escalar, bajar escaleras, dificultad al cachar objetos, problemas para realizar algunos deportes, incluso problemas de coordinación, etc. 

Las personas que no sufren de estas molestias es porque su sistema visual funciona bien, o compensa bien las circunstancias a enfrentar. Los niños no pueden compensar porque su sistema visual aún no está desarrollado y ellos no esperarán a ser adultos para tener alguna molestia. Es importante detectar a tiempo cualquier anomalía en el sistema visual para que las circunstancias digitales que hoy vivimos no afecten su desarrollo. 

Ya seas niño, joven o adulto acude a una consulta optométrica profesional mínimo una vez al año, evitarás molestias como ojo rojo, cansancio, dificultad para leer, etc., causadas por deficiencias en tu sistema visual.